reflexión colectiva para la acción

nuevas fechas

cartel_abril

Anuncios
Publicado en convocatorias | Deja un comentario

ENCUENTRO-DEBATE

de la impotencia de la derrota a la derrota de la impotenciaInternet cartel

Publicado en convocatorias | Etiquetado , | Deja un comentario

ENCUENTRO-DEBATE

De la impotencia de la derrota a la derrota de la impotencia

Los tiempos están cambiando…a peor, cada vez peor.

En medio de una crisis que, arrastrándose desde los años 70 del siglo pasado y, agudizándose cruelmente desde 2008, ha dado motivos más que suficientes a los explotados para una rebelión a gran escala que pusiera fin a este sistema de explotación, miseria, barbarie e ignominia, lo que tenemos, vivimos, vemos, padecemos, es todo lo contrario: rodilla a tierra, sumisión, consentimiento, rendición.

Con crisis o sin ella (aunque un capitalismo sin crisis es impensable e imposible) los movimientos de lucha de los oprimidos, nuestras tentativas de ruptura con este mundo invivible han sido ya aplastadas a sangre y fuego, ya absorbidas en beneficio del mismo sistema.

El capitalismo profundiza en su propia crisis, agudizando las desigualdades, ahondando en las injusticias, expulsando a más y más de los márgenes de la mera supervivencia, exacerbando la destrucción del planeta, la miseria de los más, la alienación de casi todos. La catástrofe se ha tornado un hecho cotidiano. Pero lo realmente catastrófico es la desaparición de la escena histórica de la lucha de los explotados.

Huérfanos de historia –pese a la sobreabundancia mercantil de libros que nos hablan de luchas que, incluso de un pasado reciente, sirven no ya para armarse en el presente sino para cebar la nostalgia incapaz –y sobre todo huérfanos de proyecto, quienes aún nos empeñamos en pensar la posibilidad de un mundo radicalmente distinto deambulamos como fantasmas; fantasmas que ya ni siquiera asustan.

De autogestionar un huerto urbano a la pretensión de construir relaciones horizontales e igualitarias en un mundo autoritario y jerarquizado, de pedir reformas en las leyes hipotecarias incluso con acciones espectaculares (p.e.: la dación en pago) a encerrarse en el centro social de turno, las prácticas subversivas son hoy un reflejo pálido y patético de lo que sería necesario hacer. Sin proyecto revolucionario de transformación radical de la sociedad (es decir, de abolición de la sociedad capitalista) y sin una práctica consecuente con ese proyecto, la actividad de los enemigos del capitalismo y del Estado se reduce a pantomima y comparsa de la extrema izquierda del capital.

Como habréis deducido, no compartimos en absoluto el optimismo de quienes ven el florecer de prácticas asamblearias y rupturistas por todas partes. En primer lugar, porque la forma asamblea en sí, incluso generalizándose, no implica un contenido de negación del mundo de la mercancía y el trabajo asalariado. Un capitalismo autogestionado de forma asamblearia sigue siendo capitalismo; el Estado, incluso desde la más directa de las democracias, sigue siendo Estado. En segundo lugar, porque comprobamos, desde la experiencia pura, como las supuestas prácticas rupturistas no son capaces ni siquiera de alcanzar el mínimo nivel de autodefensa deseable ante los ataques, brutales si duda, que la clase dominante asesta cotidianamente a nuestra clase.

Vivimos en la más absoluta de las derrotas, cuyo último episodio ha sido la integración por la vía institucional del movimiento ciudadanista del llamado 15M, tras lo cual la calle permanece silente, inerme y postrada. Los enemigos del orden, llámense anarquistas o como se quiera, desperdigados, aislados, recelosos, se dedican (nos dedicamos) a gestionar pequeñas percelitas de subversión inocua desde su zona de confort: impotencia absoluta.

Este es parte de nuestro diagnóstico. Pensamos que es necesario asumir la realidad y comprenderla, sin paños calientes y con la más descarnada sinceridad, si queremos revertir una situación desoladora.

Porque seguimos creyendo en la reflexión colectiva como herramienta para armarnos desde la derrota, os invitamos a debatir con nosotras. Pensamos que es necesario dotarnos de espacios de encuentro y reflexión colectiva para la acción; es necesario romper la inercia y dejar de asumir la derrota como maldición inevitable.

VIERNES 26 DE FEBRERO, 20:00
LA ENREDADERA
C/ ANASTASIO HERRERO METRO ESTRECHO (SALIDA MANUEL LUNA)

Publicado en convocatorias, Textos | Etiquetado , , | Deja un comentario

GUERRA A LA GUERRA

el enemigo está aquí: es nuestra propia burguesía

Tras los salvajes atentados contra civiles en París, al parecer cometidos por fanáticos religiosos financiados por Estados Unidos para mejor maniobrar en el tablero geopolítico de Oriente Próximo, los Estados democráticos de toda Europa se esfuerzan por mostrar su verdadero rostro: la guerra y la represión.

Sin entrar en pormenores, incluso un periodista sabe que el extremismo religioso islámico, en cualquiera de sus innumerables ramas, viene siendo financiado por los Estados occidentales y muy especialmente por los Estados Unidos (con una participación notable del Estado de Israel)  al menos desde la invasión soviética de Afganistán. Los Talibanes, Al Qaeda y el Estado Islámico de Iraq y Levante no son tanto hijos de la religión como de las maniobras imperialistas desarrolladas en Oriente Próximo por todas los Estados democráticos que hoy se lavan las manos, lloriquean y claman venganza llamando a la guerra.

Las tropas francesas se esparcen por medio mundo en supuestas “misiones de paz”, amparadas por ese banquete permanente de ladrones y asesinos que es la ONU, para defender los intereses de los empresarios y accionistas franceses. Ahora la guerra imperialista que Francia y todas las potencias occidentales esparcen por doquier ha llegado a la metrópoli; y como siempre que la guerra imperialista llama a la puerta, quien pone los muertos es el pueblo, la población civil.

Como es sabido, cuando el capitalismo entra en crisis la guerra entre Estados se vuelve más encarnizada. La competencia –que  en la ideología del capital es el motor que todo lo mueve y todo lo consigue, regando con bienestar y progreso cada rincón del orbe –se torna bombas de racimo, ataques químicos y terroristas suicidas.  Y hoy el capitalismo está en crisis, la más profunda crisis desde 1929, agravada por una escasez creciente de energía y materias primas, exacerbada por una brutal crisis ecológica. La competencia se agudiza, los Estados lanzan sus tropas mercenarias por doquier y nos estalla en la cara: en Beirut, en Ankara o en París.

Quien haya atendido a los cantos de sirena que hablaban de recuperación económica y superación de la crisis tiene que despertar: la recuperación económica sólo supone una recuperación de la cuenta de resultados de las grandes empresas, apoyada en el empeoramiento general y permanente de las condiciones de vida de todos.

Quien pensara que la crisis capitalista se iba a saldar con una degradación de los estándares de vida (por emplear la jerga burguesa al uso) de la mayoría, que a pesar de todo nos permitiría vivir más o menos cómodamente en una sociedad mínimamente tolerable tiene que despertar; se tiene que olvidar de eso.

La vida bajo el capital es esto: sufrir sus crisis cíclicas, ajustarse a las condiciones que marca el mercado (en el que somos una mercancía más), y aguantar las bombas.

DEMENCIA BELICISTA E HISTERIA

“Francia está en guerra”, declaró solemnemente Hollande ante una Asamblea Nacional que unánimemente (también con los votos del muy izquierdista Fronte de Gauche) aprobaba días más tarde el Estado de excepción, que prueba que los supuestos derechos, libertades y garantías democráticas son una concesión del Estado que puede retirarse en cualquier momento. Muy fácilmente la legislación de “excepción” pasará a formar parte de la legislación ordinaria, como la Patriot Act en EEUU; o como en la democrática España, que descarga su legislación antiterrorista “de excepción” contra cualquier opositor que moleste al Estado (como muestran las numerosas detenciones de anarquistas en los últimos años).

Así, la guerra de Francia se desarrolla en suelo francés, y no contra ninguna amenaza terrorista sino contra su propia población. Instalando y difundiendo un clima de psicosis paranoica que sirva de pretexto para la comisión de todo tipo de tropelías: allanamientos, registros, detenciones masivas y arbitrarias, torturas, prisión gubernativa sin juicio. Control de prensa y censura previa, disolución de asociaciones, intervención de todas las comunicaciones privadas. Bajo el pretexto de la seguridad todo es justificado; quien se opone se convierte a su vez en sospechoso: los buenos ciudadanos nada tienen que temer ni que ocultar, de modo que colaboran gustosamente en la fiscalización absoluta de su vida entera por parte del Estado protector.

El clima de psicosis se ha propagado por toda Europa, y en toda Europa se prepara un Estado de excepción ordinario y perpetuo. Cuando la puerta de la represión se abre se abre para todos. Por la vía de la represión el Estado disciplina a su población, se asegura su obediencia y se dota de los resortes necesarios para barrer la disidencia. Se asegura así la correcta marcha de los negocios; más en una situación de crisis que no permite veleidades reivindicativas o –¡aún menos! -revolucionarias.

Y mientras en Europa la policía y la psicosis campan a sus anchas, en Oriente Próximo siguen lloviendo las bombas. Francia y Rusia, ahora aliados, bombardean alegremente Siria –y bien sabemos que cuando se bombardean objetivos militares las bombas suelen caer curiosamente en escuelas y hospitales –mientras Estados Unidos manda tropas. Suenan tambores de guerra y Oriente Próximo será una vez más el escenario donde se dirimen las educadas disputas de las democracias occidentales. Siria, El Líbano, Iraq, el Kurdistán ponen los muertos. Al fin y al cabo no resulta tan estremecedor un sangriento atentado en Beirut o un puñado de bombas de racimo cayendo sobre cualquier aldea siria.

LA GUERRA IMPERIALISTA: SIN OPOSICIÓN

A la histeria belicista desatada se han sumado sin vacilar la mayoría de partidos parlamentarios españoles. El PSOE, que ya lanzó a España a la primera guerra del golfo en 1990 colaborando en numerosas masacres de civiles, además saca pecho atribuyéndose la autoría del asqueroso “Pacto Antiyihadista” para endurecer el código penal firmado con el PP, cuya historia reciente habla por sí sola. Un impaciente Albert Rivera deseoso de destacarse por su belicismo pide el envío de tropas a Siria y más mano dura en el interior. Por su parte, la izquierda se reparte entre el pacifismo de palo de Podemos, un pacifismo con OTAN y generales metidos a diputados, y el pacifismo ramplón del “No a la Guerra” enarbolado por una moribunda Izquierda Unida.

Aprovechando la coyuntura, Mariano ofrece enviar tropas a África, poner una pica en Mali y descargar de la penosa tarea africana a Francia, que se podría emplear a fondo en matar gente en Siria. Como no parece que Francia esté muy dispuesta a renunciar a su parte del pastel africano, el gobierno español desmiente la oferta. Lo que queda claro es que el mundo es hoy un tablero en el que los Estados al servicio de los ricos hacen sus trapicheos y alianzas mientras que la población sometida a su dominio pone, una vez más y como siempre, los cadáveres. Los negocios, los resultados, los dividendos, los fondos de inversión así lo exigen.

Lo que nadie dice, porque no lo puede decir, es que la guerra es consecuencia directa de este sistema y es al capitalismo a quien cabe achacarle las bombas de Ankara (10 de octubre, 95 muertos), Beirut (12 de noviembre, 43 muertos) o París (13 de noviembre, 130 muertos). Lo que nadie dice es que un sistema basado en la explotación del trabajo y de la tierra, la producción de mercancías y en la competencia no puede sino provocar crisis cíclicas. Crisis que desembocan, porque no puede ser de otro modo, en miseria y en guerra. Lo que nadie dice, porque es necesario callarlo, es que bajo el capitalismo no es posible la paz. Que la mera existencia de los Estados, sus fronteras nacionales y sus ejércitos hacen que la única lucha por la paz que merece tal nombre es la lucha contra el capitalismo y por la destrucción del Estado.

¡Guerra a la guerra!

¡Contra el Estado de excepción! ¡Por la destrucción del Estado!

Publicado en Textos | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

MIRA A QUIEN BENEFICIA Y VERAS AL CULPABLE…

La intervención de los avanzados estados occidentales europeos, últimamente en compaña de los yanquis, en el resto del mundo, es brutal, un brutal juego de mesa mezcla del Risk, el Estratego y el Monopoly.

Los estados europeos que colonizaron y sometieron al resto del orbe destruyendo y expoliando, asesinando y esclavizando, devastando pueblos y tierras a modo de los cuatro jinetes del Apocalipsis, pusieron fin al periodo colonial cuando les convino inventándose países a conveniencia,(no hay mas que ver el mapa político de África, por ejemplo, con las fronteras trazadas a golpe de escuadra y cartabón), se retiraron dejando el poder en manos de quienes garantizasen la defensa de sus intereses, comúnmente minorías pronto enfrentadas al resto de la población, provocando innumerables conflictos que por mucho tiempo aún harán correr ríos de sangre.

Al grano. La política geoestratégica occidental durante el último medio siglo, pensemos en la injerencia de rusos y americanos  en plena “guerra fría” , apoyando o atacando a aliados propios o ajenos en múltiples países diseminados por toda la Tierra.

En Afganistán un gobierno prosoviético sostenido militarmente por Moscú es combatido por mujaidines financiados por EEUU. El apoyo logístico, militar y económico de occidente durante décadas es el que ha propiciado el desarrollo e implantación del islamismo mas radical.

En otras partes del mundo se apoyó a la contrainsurgencia de  ultraderecha, o a dictaduras militares, como en  Nicaragua, Guatemala, El Salvador, Chile, Argentina, Colombia , y un largo etcétera.

Dentro de Europa, la red Gladio, los servicios secretos de diferentes Estados atentaron indiscriminadamente utilizando grupos ultras  para aterrorizar, amedrentar a la gente , e inculpar y demonizar a las opciones mas incómodas, por anticapitalistas y revolucionarias. Nos referimos a acciones como el atentado en la estación de Bolonia, en Italia.

Aquí, recordemos el atentado de la sala Scala. El “Caso Scala”,cuando en plena “transición”, en pleno resurgimiento y reorganización de la CNT,atribuyó a esta el ataque, que mató a varios obreros, alguno del mismo sindicato, y que fue obra directa de los servicios secretos. Se ensució el nombre  del anarquismo, se desprestigió socialmente al sindicato, se detuvo, torturó y encarceló a inocentes. Tampoco olvidemos al GAL.O actuaciones policiales como el no desalojo del Hipercor de Barcelona tras el aviso de bomba de la ETA.

El Estado francés,que ahora tanta lástima quiere dar, no dudó en ordenar a sus servicios secretos que colocasen una bomba el el “Rainbow Warriors”  buque insignia de Greenpeace,  asesinando al cocinero portugués, por encontrarse esta organización en plena campaña contra los ensayos nucleares franceses en el atolón de Mururoa en el Pacífico.

A los Estados “democráticos” no les tiembla el pulso  a la hora de instigar y practicar el terrorismo contra su propia población, (porque practicarlo contra los civiles  no primermundistas es el pan suyo de cada día),cuando lo consideran conveniente, actuando al margen de la legalidad que nos impone a los demás.

Erdogán, presidente de Turquía, donde hace días se reunió el G-20, es arropado  por los dirigentes occidentales y peloteado por los comunitarios que quieren que este país corte el grifo de la corriente de los sucios , desarrapados y antiestéticos refugiados, productos de deshecho de sus intervenciones en Siria, Libia, Afganistán e Irak. Erdogán está masacrando a su propia población, varios recientes atentados, el mas mortífero el de Ankara durante una manifestación pidiendo la paz y el fin de su guerra contra los kurdos, a quienes bombardea cotidianamente, son obra suya. Apoya al EI, del que se sirve para masacrar a los kurdos revolucionarios en Siria, y le compra el petroleo con el que se financia.

Occidente es responsable de las mentadas guerras, de su apoyo al Estado de Israel, a la dictadura militar en Egipto, a las petromonarquías del golfo, quienes financian el integrismo sin disimulo, a la coalición que bombardea y masacra en Yemen. Esta continua injerencia, este sembrar guerras, bombas, desestabilizar, ha provocado y provoca cientos de miles de civiles inocentes muertos fuera, y desde hace unos años, algunos dentro de “nuestras” fronteras, 11-M, 11-S,Londres,París….

Si bien estos muertos son estadísticamente residuales, anecdóticos, respecto, por ejemplo, a las decenas de miles de civiles afganos asesinados por los aviones de la OTAN en estos últimos años con la excusa de combatir a los talibanes, somos muertos occidentales, y se nos puede exhibir y sacar mejor provecho.

ESTAMOS SIENDO ENGAÑADOS.

Es escandaloso oír hablar a los mandamases de la crisis, esa que “superaremos con el esfuerzo de todos”, incluyéndose quienes no son afectados por ella negativamente, sino al contrario. Cómo muestran sus estadísticas la desigualdad se agudiza, los ricos mas ricos, los pobres mas pobres. Estado, Capitalismo , o sea, sus gestores y defensores  son los absolutos responsables de todo.

Lo mismo con el terrorismo islámico, usan un discurso inclusivo, “nos atacan a todos, a nuestros valores”. Todos en el mismo barco, pero ellos arriba y nosotros abajo. Ellos disfrutan de la crisis, y no mueren en los atentados, caemos los mismos  de siempre, los que llenan el metro y la Renfe, ellos están seguros, protegidos y escoltados en sus zonas de vivienda, ocio y trabajo. Garantizan su seguridad policías y militares que les protegen perennemente contra el peligro, que , para ellos, históricamente es y será, no  exóticos terroristas fanatizados de cuyos actos sacan buen rédito y apuntalan y facilitan su dominio, sino los sectores lúcidos de su propia población sometida. Quienes somos capaces de comprender cómo realmente funcionan las cosas, y quienes son los responsables de este decadente, miserable y terrible mundo.

La formidable y absorbente ofensiva informativa que nos envuelve y machaca con su verdad incontestable, con su única versión de los hechos, pretende y consigue que, las gentes del común, cierren filas en torno a sus opresores y gobernantes, exclusivos responsables de los muertos de aquí y allí. Guardamos junto a ellos solemnes minutos de silencio institucionales, nos hacen sentir  miedo, terror, inseguridad, y se presentan cómo los únicos capaces de protegernos . La Ley y el Orden,, los valores democráticos, nuestra superior y libérrima forma de vida odiada por los fanáticos. La impostura es insultante.

Lo que llaman Democracia, es odiado no por ser el colmo de la libertad, la equidad y el laicismo, de la cultura y la tolerancia,que no lo es,  es mucho mas simple, lo es por los padres, madres, hijos, hermanos, vecinos, amigos… de sus cientos de miles de víctimas, eso que eufemísticamente llaman “daños colaterales” de sus “bombardeos quirúrgicos”, de esas operaciones militares a las que tienen la desfachatez de llamar “justicia infinita” o “libertad duradera”.

Cientos de miles de muertos sacrificados en pos de unos pozos de petroleo, de intereses políticos, económicos o estratégicos  que sacien su repugnante ansia de poder y dinero, de nuevos mercados, de armas o no. La sangre es el combustible que precisa el Capitalismo para su sostenimiento, la sangre y la destrucción son los únicos lubricantes de su  letal máquina de hacer billetes.

Normal que sea aborrecido, odiado, detestado y haya quienes lo ataquen de esta equivocada manera  que lo fortalece aún más, y les da excusas para fortalecer su dominio total con la aquiescencia de sus siervos locales.

La paranoia securitaria que alientan a partir de ello, es el mejor escenario soñado para ejercer el poder, para dominar sin costestación con el concurso de sus aturdidas víctimas atenazadas por el miedo. Se incrementa su arsenal represivo, presto a ser utilizado contra el “enemigo interior” desde mañana mismo. Control estatal y participación de la ciudadanía en la vigilancia y la delación, es la aberrante campaña “stop radicalismos” del Ministerio de Interior.

Los explotadores, los poderosos, los liberticidas, nos hacen ver  a sus sufridos vasallos que todos estamos en el mismo barco, que los fanáticos terroristas drogados nos amenazan a todos al hacérseles insoportables nuestras incontables libertades, envidiable y superior forma de vida de la que disfrutamos en estos selectos paraísos democráticos occidentales por cortesía de nuestros generosos y considerados dirigentes.

Cerramos filas en torno a la Democracia, el Gobierno, las Fuerzas de Seguridad, sintiéndonos tranquilos sólo rodeados de policías y militares que nos arropen, festejando que nos vigilen, cacheen, graben, controlen, pasen por arcos detectores… e incluso suplicándoles que nos venguen masacrando a otros pringaos como nosotros en otra parte del mundo, alimentando la trágica espiral de muerte sangre y odio que sufrimos los pueblos y alimenta ,sostiene y beneficia a los Estados y sus mercaderes, ya sea el Estado Islámico o el español.

Buen momento para el auge del patriotismo, de los nacionalismos,  en detrimento de las posibilidades de la organización popular, de la contestación social.

Animamos a toda la gente lúcida a no guardar ni un minuto, ni un segundo de silencio, a denunciar esta vergonzante farsa, a señalar al enemigo, a adjudicar responsabilidades. A redoblar el compromiso con y entre  compañeras para juntas acometer mejor el proyecto de superación revolucionaria de este Sistema de muerte.

Por que… ¿ Que prefiere el Estado, pueblos despiertos, concienciados, que saben que la responsabilidad es del poder, es de los amos… o a ciudadanos obedientes que tiemblan asustados suplicando les coloquen un madero a cada lado?.

Recién terminado este escrito, escuchamos en las noticias, a raíz del cotidiano acribillamiento de un negro en EEUU que, en lo que va de año, a falta de un mes, van mas de  880 Personas asesinadas por la policía en ese justiciero país, dejando en ridículo el número de muertos de París y Madrid.

En el 11S murieron 2823 personas, cada tres años la policía americana causa el mismo número de muertos, lo que nos lleva a afirmar que se salvarían mas vidas de hecho bombardeando las comisarías yanquis que las supuestas posiciones talibanes afganas o las del Estado Islámico en Siria o Irak.

Pero, evidentemente, la “alarma social” la crean ellos a conveniencia.

 

Publicado en Textos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

CONTRA LA FARSA DE LA DEMOCRACIA

MATERIALES DE AGITACIÓN

manoPAYASODIGNIDADpanfleto_abstencion_definitivo

 

Publicado en otros | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

POR NUESTRA DIGNIDAD: ABSTENCIÓN CONSCIENTE Y MASIVA.

GRECIA- 20 de septiembre 2015: 47,5% abstención.
PORTUGAL-4 de octubre 2015:mas del 43% de abstención.

¡EL 20 DE DICIEMBRE NOS TOCA A NOSOTRAS!
¡A POR EL 50%!

Los pueblos sometidos y explotados por los Estados griego y portugués han dado una ejemplar lección de lucidez y madurez y, a pesar de la formidable y recalcitrante presión por parte de TODOS los partidos políticos, medios de comunicación e instituciones instándoles machaconamente a acudir a
las urnas, les han dado la espalda.
Conscientes de la inutilidad de semejante farsa,del patético simulacro de Libertad, de la impostura del insultante teatro democrático, han optado por negarse a legitimar su infame Sistema,rechazando el colaborar y entrar en el juego del enemigo.
La abstención consciente no es suficiente, pero es imprescindible.
Es un primer paso, una toma de conciencia, un acto de negación y rechazo necesario para crear en nuestros domesticados, mansos, humillados y sumisos pueblos el caldo de cultivo favorable para que renazcan la ilusión y el compromiso con el noble proyecto común de un cambio revolucionario en pos de una sociedad libre y justa.
Sigamos el ejemplo de los hermanos y hermanas lusos y helenos, hagamos oídos sordos a su verborrea.
Convenzamos a la amiga, al familiar, al vecino, para que no vayan a votar.

ABSTENCIÓN…Y ESTO ES SÓLO EL PRINCIPIO.
Sociedades de enemigos del Estado—–Sociedades de amigas de la revolución.

negra

Publicado en Textos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario